Mangoré Eterno Edición 130 Aniversario de su nacimiento Víctor M. Oxley

jueves, 16 de septiembre de 2010

SOBRE REPATRIACIÓN DE MANGORÉ

Estas fueron mis opiniones vertidas a Ultima Hora, y sobre las cuales editaron el articulo sobre el boicot a la repatriacion de los restos de Mangoré de El Salvador  (Ver el articulo en el apartado NOTICIAS en este blog)           
Lic. Víctor M. Oxley / victor_oxley@hotmail.com

Señaló muy bien Gloria Barrios que “si existe, el patrimonio nacional (refiriéndose a la declaración de los del entorno de Carlos Rodríguez Payés sobre la tumba de Barrios en El Salvador) es independiente a los restos de Mangoré que pertenecen a la familia”; pues esa declaración política solo se aplica a la tumba en sentido físico, como asiento material que acoge los restos físicos del ciudadano paraguayo Agustín Barrios Mangoré, y jamás puede aplicarse a los restos del quien en vida fuera ilustre guitarrista. En cuanto a la protección legal de los restos físicos de Mangoré, es el Estado paraguayo quien debe de salvaguardarlos, y es él el que tiene que actuar de oficio en este tema, al fin y al cabo cualquier trámite se hará por vía judicial, en este caso vía diplomática, es decir bajo las garantías constitucionales a las cuales se acogen sus ciudadanos, pues el Estado protege estos derechos instituidos en su carta Magna. “Agustín Pío Barrios no ha dejado por escrito su voluntad de permanecer en tal o cual lugar; -dijo también Gloria Barrios- por tanto, todo lo que se diga al respecto  serían meras especulaciones”, y es así, pues legalmente solo se consideran hechos jurídicos, los que se respaldan por instrumentos públicos, y en este sentido, la pretensión de retener los restos de Mangoré en El Salvador solo se sostiene en un rumor de baja calidad ¿Cuál? En la pseudo afirmación de que el gran estadista paraguayo, Eligio Ayala en representación del Estado, le dio las espaldas a un pedido de crear un conservatorio y hasta la negación del Teatro Nacional para sus actuaciones, obligándolo así a un “ostracismo” obligatorio. Opinión esta que se trasluce en las declaraciones –dicho de paso instalada por Richard Stover sobre un “Testimonio” no confirmado jamás de Saturnino Ferreira Pérez- de la directora ejecutiva de la Fundación “Agustín Pío Barrios”, Olga Basilio Portillo  cuando dice que “Agustín Pío Barrios es un paraguayo que no quiso morir en su tierra natal. El motivo: El mismo país lo desterró al darle en adopción. Por esa razón, los salvadoreños lo adoptaron y acogieron la más rica historia del Paraguay en la música clásica, mediante la cual se lo reconoce a escala mundial entre los más célebres artistas de renombre internacional como creador e intérprete”.
Si hoy en día Agustín Pío Barrios Mangoré, es grande entre los grandes,  es porque el codearse y medirse con los grandes de su época, llámense Andrés Segovia, Miguel Llobet o Domingo Prat, solo por citar a algunos, en los más importantes teatros por toda América, hizo que desarrollase al máximo el potencial talento que poseía, hecho que, si se hubiese quedado como un profesor “normal” de guitarra en el Paraguay,  no lo hubiese conseguido. Recordemos que ya su primera gira de 1910 se debió a que el entorno cultural del Paraguay de ese momento ya le quedaba “chico”, pero en el contacto con medios más exigentes (Buenos Aires y Montevideo específicamente) le sorprendió en un nivel todavía muy por debajo del que alcanzaría años más tarde, y la crítica especializada de esos países le señalo subrayadamente este detalle (específicamente a partir de 1920 en adelante , sus obras adquieren una calidad madura y muy superior a toda su producción anterior).
Es importante destacar que Mangoré cruzo su vida por El Salvador en forma fortuita, y que los últimos años de su vida ya estaba signado por las creaciones de sus obras que lo llevarían hoy al más alto sitial del arte, es decir, Mangoré antes de su paso por la Nación hermana de El Salvador ya estaba hecho y derecho, ya había producido las obras fruto de su madurez (de entre más de 100 obras identificadas y según otros más de 300 que compuso) y por las que hoy le reconocemos la genialidad; en sentido artístico-creativo Mangoré solo compuso en El Salvador su obra, “Gran Trémolo” o “El último canto” como es más conocida en el ámbito guitarrístico. La  declaración de que "La tumba del maestro Mangoré, su contenido y su legado, pertenecen al pueblo salvadoreño y por lo tanto no es posible su repatriación" de Carlos Rodriguez Payés hay que rectificarlas; la realidad es que lo único que pertenece al pueblo salvadoreño es “La tumba de Mangoré”, pues ellos la construyeron; más pretender que su contenido, es decir los restos físicos de nuestro ciudadano paraguayo, y el legado in abstracto de sus obras también son de pertenencia cultural de El Salvador es un sin sentido total; tanto legal, político, económico y cultural.
Teniendo en cuenta que el Congreso de la Nación paraguaya sanciono con fuerza de Ley nro. 3820 por la cual se declara de interés nacional la repatriación de los restos mortales del insigne guitarrista compatriota don Agustín Pío Barrios, y con ello se autorizó al Poder Ejecutivo las gestiones que corresponden ante los organismos pertinentes de la República de El Salvador, y sabiendo que las leyes dictadas por el Congreso integran el derecho positivo nacional  (lo dice taxativamente el artículo 137 de la Constitución Nacional del Paraguay), atendiendo además que en el artículo 127 de la Constitución dice que “Toda persona está obligada al cumplimiento de la ley, la crítica a las leyes es libre, pero no está permitido predicar su desobediencia”; encontramos –según hechos vertidos en comentarios por distintos medios publicitarios- que se está boicoteando con una contra información negativa la iniciativa del Estado paraguayo de repatriar los restos físicos del más universal de los ciudadanos paraguayos, el ilustre Agustín Pío Barrios Mangoré. Esta maniobra tiene como cerebro a Carlos Salcedo Centurión que está mal asesorando a la familia de Lito Barrios; sus acciones una vez más demuestran que el único fin que lo mueve es el despecho que tiene, a raíz de haberse ganado el repudio de los sanjuaninos y de la ciudadanía en general, que alguna vez confiaron en él, y con estos hechos, vemos que esta instando a la ciudadanía a una mala predisposición y desobediencia jurídica, y por ende ir en contra del ordenamiento constitucional de nuestra noble tierra guaraní.
Las declaraciones vertidas en la prensa por parte de Lito y Gloria Barrios son pretensiones personales que en el contexto de las negociaciones diplomáticas van de contramano y son muy inoportunas. Siendo familiares del insigne músico ¿Qué mejor oportunidad esta para traer los restos de su afamado pariente? Claro que esto solo tiene sentido si es que ellos coinciden con esta pretensión; pues con su aptitud, y expresiones explicitas se oponen a ello, y con ello solo demuestran actitud semejante  a aquel que va en contra o rema contra corriente por el placer solo de hacerlo; esta actitud es muy delicada y de doble filo, pues siendo esta una causa nacional, corren peligro de ganarse el estigma de antipatriotas, marca que ya se ha ganado su asesor Carlos Salcedo Centurión.
Para cerrar estas reflexiones, vuelvo sobre algunas palabras de mi libro sobre nuestro genio máximo, “Agustín Barrios Mangore es un artista Universal -en este sentido cualquier país podría reclamar sus restos mortales por hechos, pero al final de cuentas es particular ciudadano paraguayo por Derecho y sería un acto de desprendimiento de egoísmo por parte del Gobierno salvadoreño concederlo;” “y siendo esta la situacion actualmente, nos encontramos inmediatamente en la urgencia de concentrar fuerzas en las gestiones sobre la posibilidad de repatriar los restos de este sin igual ciudadano paraguayo de la hermana Nación salvadoreña, por lo tanto debiéramos gastar nuestras energias en este tema y no disiparlos en pseudo problemas. Esta es una de esas cuestiones que ponen en primer plano una situación, aquella en que nuestro accionar simula o evidencia autentico patriotismo. El desafío está en curso, depende de nosotros cuan honestos sean nuestros deseos y expectativas en torno a hacer justicia al inigualable ciudadano paraguayo, sanjuanino de origen don Agustín Pio Barrios Mangore.”

miércoles, 15 de septiembre de 2010

RENOVACIÓN METODOLÓGICA EN ESTUDIOS BIOGRÁFICOS Y MUSICOLÓGICOS SOBRE AGUSTÍN PÍO BARRIOS MANGORÉ

              Conferencia hecha en el Centro Cultural de España 
              Juan de Salazar (CCEJS), Asunción-Paraguay, el día 
                                martes 7 de setiembre de 2010


Agustín Pío Barrios Mangoré, de ser una figura regional a una internacional, ha pasado por distintos estadios en su evolución como “hito” cultural que va convergiendo en  proyecciones de convertirse en un gran “mito” Universal.
En estos pasajes transitorios, se delatan la huella de los momentos claves, dentro de los cuales, ciertos agentes de la comunidad cultural musical, fueron construyendo en el imaginario colectivo su gran figura.
Estos agentes, según sus capacidades, tanto historiográfica y musicológica, sumada su habilidad “narrativa” desde una conciencia o inconsciencia de los alcances y límites de la semántica del lenguaje, que hace posible una objetivación de la construcción socio cultural del relato que concretiza al personaje Mangoré, lo más próxima a su “realidad” identificadora, a la vez que una deóntica propia de su conciencia ética, nos han legado una personalidad referenciada, en muchos aspectos exagerada y en otros minimizada, a veces hiper racionalizada y acabada o en suma contradictoria y muy fragmentada.
Lo cierto es, que hoy por hoy, no tenemos un conocimiento acabado de la genialidad de este insigne y unico ejemplar humano; hasta ahora solo hemos intuido que es asi, pues si nos piden pruebas que demuestren racionalmente esa condicion, no las presentaremos; lo que si, y de seguro es que pseudo argumentaremos con motivaciones sentimentales en su favor, mas esto no es apresar en razones, ni mucho menos hacerle justicia en su verdadera dimension de creador musical, esto es llanamente ser irracional.

Hasta ahora, hemos dejado librado al azar, el estudio sistematico de su obra, y los pocos estudios que se han hecho lo hicieron foraneos con sus intereses a cuestas. ¿Quiere decir esto que no estamos capacitados los paraguayos para una labor analitica que diseccione y luego integre la obra de este singular compatriota en un acabado conocimiento? Me atrevo a responder diciendo que si lo estamos, solo nos queda romper la inercia que se hace voluntad y un poquito de recursos.

Es intención de este discurso, bosquejar momentos, en algunos de esos instantes claves a modo de ejemplos, para hacer patentes los problemas que condicionan la realización de la construcción de nuestro personaje Mangoré y estos nos llaman a una alerta epistemológica, que en el sonar de su sirena nos exige máxima capacidad crítica y la asunción de amplios horizontes en el análisis que dimensionen verosímilmente tanto biográfica y musicalmente todo el genio de Agustín Pío Barrios Mangoré.
El planteo metodologico -que podriamos decir asume los postulados de un “realismo racio-constructivista sistemico”- que proponen estos analisis, es el de buscar unas nuevas relaciones a los hechos ya conocidos sobre la vida y obra de Agustin Barrios Mangore e investigar otros un poco desconocidos y ocultos a la sombra del sentido comun, que a la luz del metodo cientifico es el menos comun de los sentidos; para ello se interroga a estos hechos viejos y nuevos, dentro de variados contextos con las expectativas de que produzcan nuevos resultados que lleven a una explicacion mas profunda y los ubique dentro de amplios entramados, que de alguna manera los ligue a una realidad compleja que escapa a la simplicidad de las causas unilineales. Se logre o no, queda puesto a consideracion en lo que va de estas disquisiciones.

Mangoré, y digo nace no muere, un 7 de agosto de 1944. Desde ese momento cierra las potencialidades de su vida, y la mirada retrospectiva sobre ella solo nos permite contemplarla sobre lo concreto de sus realizaciones en ella.
El primer ensayo “serio” de una visión de conjunto, sobre la vida y obras del genio de la guitarra fue bosquejado por Richard Stover, en su obra “Seis Rayos de Plata” en el año de 1992, sobre ensayos más breves que fue desarrollando desde los años 70 en adelante. Esto lo lleva a concreción, en cuanto a su biografía sobre la base de una compilación de escritos tanto de libros, revistas y periódicos, también de algunos breves escarceos de algunos sobre intentos de biografías, tanto nacionales como extranjeros publicados algunos durante la vida misma de Mangoré y otros póstumamente en recordación al gran músico. En cuanto a las obras de Mangoré, fue acopiando información desde las ediciones hechas por antiguas editoriales que publicaron obras de Mangoré y de manuscritos dispersos que fueron reunidos por Jesús Benítes, quien fue el primero que hizo el esfuerzo por compilar una Opera Omnia Mangoriana. Este collage vario pinto, en cantidad y calidad lo pega en un amasijo de colores propios, convirtiéndose en su ya conocido libro.
En lo que se refiere a una simple datación cronológica desde las fuentes periodísticas, en cuanto a su deambular rapsódico por la América castiza no demuestra mayores problemas. Ahora en cuanto a algunos hechos, comentados profusamente por el autor, con consecuencias de largo alcance, sí que hay que tomarlas con pinzas.
Estos hechos a que hago referencia pueden ser clasificados bajo dos aspectos metodológicos básicos. Uno de carácter fuente historiográfica y otro de carácter epistemológico.
A modo de ejemplificar problemas fuentes historiográficas podemos traer los pseudo hechos basados en rumores inconfirmados, como por ejemplo el de la afirmación de que fue el gran estadista paraguayo, Eligio Ayala en representación del Estado, el que le dio las espaldas a un pedido de crear un conservatorio,  a raíz de la negación del Teatro Nacional para sus actuaciones, obligándolo así a un
“OSTRACISMO” OBLIGATORIO.
Opinión esta que se trasluce en las declaraciones –dicho de paso instalada por Richard Stover sobre un “Testimonio” no confirmado jamás de Saturnino Ferreira Pérez-.
Sobre este tema podemos decir que el Dr. Amadeo Baez Allende comentaba en una de sus memorias de estudiante (como miembro del Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de la Capital) en torno a la que fuera la ultima presentacion publica de Agustin Barrios Mangore en el Paraguay en Asuncion en el ano de 1925:

“El señor Barrios estaba muy complacido de recibir una visita de tan selecto grupo de la juventud paraguaya y, cuando expresamos los motivos para buscarlo, respondio: “No puedo negarme a los deseos de ustedes los jovenes y seria para mi una enorme satisfaccion poder adaptarme a sus preocupaciones juveniles. Estoy a su servicio, solo diganme la fecha y la hora.” Obtuvimos una entrevista con el Presidente del Ateneo, Dr. Juan Francisco Recalde, en la cual todos los miembros del Centro Estudiantil estaban presentes y con la euforia de la juventud explicamos nuestro deseo de lograr el uso de las instalaciones del Ateneo para llevar a cabo un concierto de guitarra que el renombrado guitarrista Barrios dedicaria a los estudiantes. Fue una sorpresa escuchar la negativa del Dr. Recalde, expresada en tono de enojo: “El es solo un guitarrista popular, que no sabe de musica y no tiene un lugar en estos confines de la Cultura”, y anadio algunas palabras inmencionables. Nos fuimos muy sorprendidos por la violenta reaccion del Dr. Recalde, y ahora ya sabemos el motivo: Agustin Barrios era de ideología colorada.”(Stover, 2002: 103).

Richard Stover por su parte al aludir a este hecho refuerza el sentido de las palabras del Dr. Amadeo Baez Allende agregando que:

“[…] aun cuando de ningun modo estaba activo en la politica, se habia hecho de algunos enemigos simplemente a causa de su orientacion politica.” (Stover, Ibidem)

Si tomamos por un lado la expresion “ideologia colorada” y por otro “orientacion politica” ambas expresiones de los citados, tenemos que “orientacion politica” e “ideología colorada” pueden intercambiarse, asi se puede afirmar que la “orientacion politica” a la que alude Stover es la “ideologia colorada”, por ende Stover afirma lo mismo que el Dr. Baez Allende. No esta demas recordar que los dos partidos tradicionales del Paraguay, El Partido Liberal (ex Centro democratico) y la Asociacion Nacional Republicana (Partido Colorado) instituyeron en sus cartas de fundación la Filosofia politica Liberal, ambos son de Ideologia Liberal. La frase en palabras del Dr. Baez Allende tendria mejor sentido si solo connotase que Agustin Barrios era colorado. En realidad ese es el sentido solapado. Ambos, Baez Allende por su lado y Stover repitiendolo afirman que Agustin Barrios es colorado.

Como se describio lineas atras, Baez Allende afirma que “obtuvimos una entrevista con el Presidente del Ateneo, Dr. Juan Francisco Recalde”, esta acotacion es imposible pues en esa fecha el Dr. Juan Francisco Recalde no era el Presidente del Ateneo paraguayo, por la sencilla razon que esta Institucion aun no existia. Las dos instituciones que existian en esa epoca eran el Instituto paraguayo y el Gimnasio paraguayo; ambas instituciones pasaron malos momentos a consecuencia de la guerra del Chaco que se libro en los anos de 1932-1935, y fue –segun opinion de Juan Max Boettner- un sano criterio fusionar ambas en el ano de 1934 bajo el nombre de ATENEO PARAGUAYO. El Dr. Juan Francisco Recalde firmo el acta como miembro del Instituto paraguayo, y recien llego a ocupar la Presidencia del Ateneo paraguayo en los periodos que van desde el 1939 a 1941(Boettner, 2008: 216).

Es digno de mencionar que el ano de 1907, el Instituto paraguayo tenia como directiva la siguiente conformacion: Presidente, Dr. Manuel Franco. Secretario: Juan Francisco Perez. Tesorero: Cleto de J. Sanchez. Vocales: Dr. Eusebio Ayala, Dr. Eligio Ayala, Dr. Gualberto Cardus Huerta, Dr. Teodosio Gonzalez, Dr. Felix Paiva y el Sr. Adolfo Riquelme.

Es muy llamativo que cinco integrantes de esta comisión llegaron a ocupar la Primera Magistratura de la Nacion siendo liberales (Boettner, Op. Cit.: 159).

Tambien que los Sosa Escalada tienen una actuación destacada en varios ambitos en la sociedad paraguaya. Gustavo Sosa Escalada nace en Buenos Aires por que su padre en esos momentos era un exiliado politico, como resultado de la intransigencia colorada en el Gobierno, el Dr. Juan Manuel Sosa Escalada (tio de Gustavo) tuvo una primerisima actuacion en el hecho del derrocamiento de los colorados del Gobierno en el 1904 junto tambien a Don Manuel Amarilla (tambien tio de Gustavo), los Sosa Escalada eran militantes del partido Liberal. Gustavo Sosa Escalada fue profesor del Instituto paraguayo en los periodos 1897-1898 y 1908-1909. Formo a Barrios y a otros destacados guitarristas paraguayos, a la par su pluma dejo marcas en los diarios La Opinion, La Nacion, El Liberal, El Civico, El Diario, El Orden, El Pais; escribio una crónica sobre la revolucion del 1904 titulada “El Buque Fantasma”.

Por otra parte Godoy y Szaran comentan que Barrios incluia como repertorio, en arreglo propio la Polka Colorado (version registrada en surco por Enriqueta Gonzalez); y si desde esta situacion “comprometedora” intentamos adjuntarle que fue la causa de su marginacion de ciertos circulos culturales -como ser el Instituto paraguayo por ejemplo- seria una conjetura posible; mas tambien por otro lado esta el hecho de que en 1920 rindio un homenaje al recien electo Presidente Don Manuel Gondra (accediendo por 2da vez al cargo de Presidente de la Republica como Liberal Radical) en el teatro Solis de Montevideo; y estos dos sucesos, en si mismos contradictorios para sacar conclusiones, solo nos muestran que se manejaba en ambos terrenos, tanto entre liberales y colorados (Godoy-Szaran, 1994: 76-77).

En este sentido, Nicolas T. Riveros comenta que:

“En cuanto a la simpatia por el partido colorado se puede observar en numerosas ocasiones de que Barrios interpretaba con bis, su propio arreglo para guitarra de la “polca Colorado”, sin embargo Agustin Barrios era apolitico y entre sus allegados, figuran Manuel Dominguez, Eligio Ayala, entre otros, pertenecientes a diferentes lineas politicas.” (Riveros, 1995: 34)

La idea del Dr. Juan Francisco Recalde de que Barrios “es solo un guitarrista popular, que no sabe de musica” –según Baez Allende por supuesto- es imposible. Que el Dr. Recalde no este al tanto de las noticias en la prensa y del prestigio ganado en esos anos por Barrios Mangore es insostenible. En “El Diario” publicacion liberal de fecha 21 de agosto de 1921 se puede leer:

“Nuestro compatriota esta conceptuado por la critica como uno de los mejores guitarristas y nuestro publico que ha estado siempre avido de escucharle tendra la oportunidad de oirle en las audiciones que piensa dar en la ciudad.” (Godoy-Szaran, Op. Cit.:68).

Tambien “El Liberal” en misma fecha expresa cuanto sigue:

“Regresa hoy al terruno, despues de una ausencia de doce anos, con un nombre que aureolan solidos prestigios […] Agustin Barrios, poeta de la guitarra, maestro os saludamos a la vieja usanza. Con emocion, con sinceridad.” (Godoy-Szaran, Ibidem).

A parte de las noticias en la prensa de las actividades y logros de Agustin Barrios Mangore tenemos los hechos, como por ejemplo un programa de concierto realizado en 1906 en el mismo Instituto paraguayo teniendo al genial Mangore como protagonista, interpretando “El Delirio” de Arcas. (Boettner, 2008: 147); y otros dos anos después (1908) lo encontramos de vuelta en un programa de conciertos del Instituto paraguayo; a este alude Juan Max Boettner como comentario hacia la personalidad artistica de Barrios de “conocidisimo profesor de guitarra deleito (esa es la palabra) al publico con varias piezas entre ellas una “bellisima” fantasia sobre motivos del Santa Fe (Boettner, Op. Cit.: 148).

En el libro de Saturnino Ferreira Perez, se da cuentas de que Barrios-Mangore estaba muy bien conceptuado por las autoridades del Instituto paraguayo, en su libro narra que en:

“EL DIARIO (del 15 de Setiembre de 1922) […] informa: UNA AUDICION POPULAR DEL GUITARRISTA BARRIOS. El eximio guitarrista don Agustin Barrios prepara, antes de su partida para el extranjero, una audicion de caracter popular. La dara el domingo proximo a las 5 y 30 p.m., en el Instituto paraguayo, a precios muy reducidos, de modo que la fiesta este al alcance de todos.”(Ferreira, 1990: 39)

Luego cita que el 18 de Setiembre, en el mismo diario se hace la recension de que efectivamente se realizo el planeado concierto con una interesante nota en ella:

“CONCIERTO DE BARRIOS: Ayer a las 5 y 30 tuvo lugar una audicion musical del mago Agustin. […] .Que resultaria si Agustin Barrios diese un concierto en Ca`i puente? – Que se acabaria la revolucion. -.Tu crees? – Y cualquiera. La musica domestica a las fieras, y esos tigres que a ratos embisten y a ratos no, se marcharian, al son de la “Marcha Heroica” del sublime guitarrista, hacia el venturoso reino de la paz.”(Ferreira, Op. Cit.:40)

Asi se tiene que cuando corria el ano del 1925, ya Barrios Mangore gozaba de una reputacion en la zona rioplatense hecha a base de constantes esfuerzos por superarse tecnicamente, y como muestra de esa evolucion ya tenia en su haber sus principales obras(la prensa conocia muy bien estos hechos como se pudo transcribir las opiniones de esta en parrafos anteriores), entre ellas la de proyección folklorica que son muy vanguardistas en lo que respecta al lenguaje de la musica popular paraguaya de ese entonces; por lo tanto aceptar tambien las palabras/memoria/recuerdo de Baez Allende en la cita de Stover achacadas a la tozudez del Dr. Recalde de “y no tiene un lugar en estos confines de la Cultura”, es un sin sentido; pues Agustin Barrios Mangore fue un activo miembro de la sociedad cultural-musical paraguaya, de destacada actuacion en los mismos escenarios del Instituto paraguayo; su circulo de relaciones en el, le reconocian sobradamente meritos.

Sobre la memoria/conciencia tema recurrente en la novelistica del Premio Cervantes Augusto Roa Bastos (Ver en especial el cuento Moriencia) podemos decir que:

“[…] La memoria no solo puede ser incompleta sino tambien creativa, cuando no inculcada” –sostiene Mario Bunge-, y agrega también “que la falta de confiabilidad de los testigos es proverbial, y los psicologos sociales la confirmaron experimentalmente (Ver al respecto Loftus (1994) y Miller-Staff (1993). La razon es que la percepcion y la memoria […] estan fuertemente coloreadas por intereses y emociones. (Bunge, 1999: 386-387).

Partiendo de estas premisas podemos preguntarnos cuando Barrios Mangore apunta (claro que esta es una preferencia eliptica por parte de Baez Allende de las palabras que supuestamente pronunciase 50 anos atras el propio Barrios Mangore – segun Stover son declaraciones hechas en el ano 1975- ):

“Seria para mi una enorme satisfaccion poder adaptarme a sus preocupaciones juveniles”: ¿Podemos interpretar las palabras de Barrios como las de alguien que quiere apoyar (adaptarse) una causa política (preocupaciones juveniles) y no artistica? Creo que achacarle a Barrios la accion de un activista politico no reune las suficientes pruebas, mas decir que la prohibicion del uso de las instalaciones del Instituto paraguayo probablemente respondia a la negativa de un acto con tintes politicos por parte de los estudiantes, que aprovechandose de la buena predisposicion de Barrios querian llevar a cabo, es factible.

“Las luchas electorales fueron siempre resonantes –sostiene Carlos R. Centurion- en el "Centro Estudiantil". Lidias incruentas fueron; pero movidas, ardorosas, en las que la oratoria, estrepitosa y agresiva, rayaba a grande altura. Antes del dia fijado para el acto civico en el que debia renovarse la autoridad directiva, la propaganda era intensisima en el antanon edificio del Colegio Nacional. Se fundaban periodicos, que morian con el primer o segundo numero; se editaban volantes y se realizaban asambleas parciales, briosas, iracundas”. (Centurion, 1961).

Las condiciones socio-politicas por esas fechas, estaban en constante tension y abonada para ese tipo de actividades. La negativa asi se entenderia como prohibicion para con los estudiantes, y no para con el Agustin Barrios Mangore del arte “populacho” (Segun palabras de Baez Allende con las cuales caracterizo despectivamente a Barrios el Dr. Recalde).

En uno de los “testimonios” y citando como fuente a la revista “OCARA POTY CUE MI” (no se explicita el nro de la revista, la fecha, Pag., autor del articulo etc.) Saturnino Ferreira Perez escribe:

“Agustin Pio Barrios, habia vuelto con la ilusion de brindar al pueblo paraguayo su arte, como lo había hecho en los meses que estuvo entre los anos 1922/23. Donde habia actuado con clamoroso exito y rodeado de la indiferencia de la misma prensa y le negaron los Teatros y tambien el Ateneo para dar sus conciertos. El Liberalismo Radical no le perdono a ambos hermanos Barrios, su filiacion colorada y a sus hermanos Romulo, Hector y Virgilio, liberales civicos. Mayor testimonio nos da la cronica de la actuacion de los mismos en Villarrica.”(Ferreira, Op.Cit.:77)

Con respecto al concierto de Villarrica en otro lugar cita:

“EL ORDEN, 31 DE Diciembre de 1924 informa: DE VILLARRICA. […] Deseamos confesar a fuer de sinceros, que Villarrica, no ha respondido como debiera y como corresponde a tan eximios exponentes de la cultura artistica nacional […] no dejamos de consignar la penosa extraneza que nos causa la conducta de la juventud intelectual […] que no dedican una parte siquiera del entusiasmo que demuestran por el “futboll”, los tangos y los shimys […].”(Ferreira, Op. Cit.:76)

De la idea de que “se habia hecho de algunos enemigos simplemente a causa de su orientacion politica” fácilmente se puede hacer el salto y afirmar, que los liberales le coartaron la posibilidad de sentar escuela y discípulos directos en el Paraguay y con ello crear herederos inmediatos en su tradicion solo hay un pequeno hilo de separacion; y en efecto Richard Stover suelta el hilo y afirma en que Alrededor de esta epoca Barrios hizo una peticion al gobierno para establecer una escuela de Musica.

“Como ya se menciono, Paraguay habia atravesado por un prolongado periodo de guerra civil en 1922-1923 y esto, junto con el hecho de que Barrios sin duda tenia sus “enemigos” (sus tendencias politicas, se decia, se inclinaban hacia el Partido Colorado, opositor del Partido Liberal Radical en el poder). Esto sirvio para obtener una rapida negativa a su peticion. Barrios estaba ciertamente cansado de una vida de viajes constantes y sus esperanzas de establecerse en su patria se veian ahora por completo abandonadas.” (Stover, Op. Cit.: 100)

Mas hay que tener mucho cuidado con este tipo de generalizaciones como la que hace Stover, pues siendo un hecho contextualizado en los condicionantes del obrar humano, que muchas de las veces no controlamos como fruto de tantas variables (la mayoria de las veces ocultas y que el investigador debe de tratar descubrirlas en hipótesis que las manejen en un amasijo- no de simplicidad- sino de riqueza y alta complejidad) y cuya reconstruccion verosimil
y explicacion no contemplan la unidimensionalidad de una llana monocausalidad.

Claro que se puede afirmar que Agustin Barrios Mangore es colorado, pero a la luz de los argumentos sostener esa proposicion (que no es solamente un formalismo sino una cuestion de hechos, “real”) es pretension que escapa a sus condicionantes y a pruebas suficientes. Richard Stover solo, y digo de proposito “menciona”, las palabras del Dr. Baez Allende como prueba, pues en ningun momento aporta documentacion al respecto que demuestre la filiacion del genio de la guitarra con la nucleacion politica citada y mucho menos de “una peticion al gobierno para establecer una escuela de Musica”.

En el libro de Godoy-Szaran, los autores comentan que el local pedido por los estudiantes fue el Teatro Nacional, luego convertido en el Teatro Ignacio A. Pane o Teatro municipal conocido vulgarmente (Godoy-Szaran, 1994: 75).

Recordemos que por su parte Stover asegura que fue el local del Ateneo paraguayo el solicitado para el concierto; y asi surge una contradiccion, pues afirmar ambas proposiciones al mismo tiempo es un oximoron, mas tenerlas en cuenta como si se tratase de dos pedidos, que fueron hechos como alternativa a una de ellas imposible es probable, como hecho continuo, sucesivo en el tiempo; pero jamas pueden ser tratados como hechos simultaneos pues de esa manera surge una contradiccion que es exclusiva, y solo una de ellas puede ser verdadera.

Me aventuro a conjeturar una hipotesis (alguien podría investigarlo mejor) sobre la raiz del comentario que genera este articulo. El origen del problema es una cuestión personal entre Baez Allende y Recalde (ambos liberales y muy activos, que a parte de las lides politicas tambien se involucraban en las cuestiones culturales a traves de distintos circulos y distintas asociaciones muy competentes en la sociedad paraguaya de aquellos tiempos); asi, aquella primaria negativa para con Baez Allende y sus compañeros de colegio (en el 1925) traspaso los umbrales del tiempo y se convirtio en estigma a consecuencia de los hechos ocurridos en febrero de 1940, situacion en la cual el Dr. Juan Francisco Recalde, plegandose a la decision del bloque (schaerista) conformado con Jeronimo Riart, Orue Saguier y Francisco Sapena Pastor se involucraron en una decisión muy vidriosa, votar a favor del sistema democratico en contra de otros dirigentes "liberales" que autorizados por doce votos contra cuatro, aprobaron la disolucion del Congreso.

En aquella reunion habian faltado a la sesion diez miembros del Directorio, numero que habia de convertir en imposible esa resolucion a favor de un mandato pleno al General Estigarribia (el Dr. Cecilio Baez, padre del Dr.Amadeo Baez Allende, fue el disenador constitucional de la carta Magna del 1940 que le daba supra poderes al Primer mandatario), desde aquellos anos el Partido Liberal se encontro fuera de las esferas del poder politico por un periodo que se extendio en largos 68 anos. Asi entendida la cuestion, es una mezcla de memorias politicas mezcladas con recuerdos artisticos-culturales, todos ellos pintados por los colores de pasiones integradas en un amasijo indeterminado.

Finalmente podemos decir que si la “orientacion politica” de Barrios Mangore es la “ideologia colorada” entonces Agustin Barrios Mangore era un “Liberal” (Ambos partidos, el liberal propiamente dicho y el colorado son de ideologia Liberal), a lo sumo solamente eso se puede demostrar, pues si se sabe que era apraxico politicamente –como lo sostienen Godoy-Szaran (Op. Cit.: 77)- no se puede sostener que era militante “colorado”, no hay indicios que allanen esta cuestion.

De los argumentos expuestos por Stover en su libro, desde lo literal-textual se puede inferir que parafrasea a Saturnino Ferreira Perez, en cuanto al tema que tratamos en este apartado sobre el tema de la filiacion politica de Agustin Barrios Mangore, digo esto pues la practica que este “musicologo” emplea dentro del discurso de su libro aludido, no se ajusta a los usos academicos comunes sobre la citacion de fuentes documentales-bibliograficas, es muy descuidado al no denotar concretamente su fuente y lugar exacto de donde extrae el comentario, y desde ello deja en un borroso limbo los creditos de los investigadores a quienes parafrasea; si bien al final de su libro hay un sumario de fuentes bibliograficas, dentro del texto en si, no se hacen las llamadas a ellas acorde a principios basicos de referencias metodologicas y esto dificulta al que lo lee, en especial a aquellos investigadores que quieren cruzar y validar datos en fuentes comunes desde las cuales se apuntalan las “interpretaciones” y se reconstruye la vida de Mangore.

De las palabras que cita Stover del Sr. Baez Allende –a parte de confundir, el biografo, el referenciado y el autor de la fuente Saturnino Ferreira Perez, fechas e instituciones- no existen indicios de la supuesta aversion del Dr. Juan Francisco Recalde por la persona de Agustin Barrios Mangore en sentido artistico –salvo por supuesto la afirmacion de que Barrios era colorado (afirmacion que motivo este analisis), ademas todavia queda por echar luz si fue el Instituto (Ateneo?) paraguayo o el Teatro Nacional la sede solicitada, o ambas a su debido tiempo (nadie aclara este tema)-; pues como se menciono a lo largo de este escrito, los meritos de Barrios Mangore eran de reconocimiento publicos por los maximos referentes en los circulos socio-culturales en el Paraguay de la epoca Liberal.

Si hoy en día Agustín Pío Barrios Mangoré, es grande entre los grandes,  es porque el codearse y medirse con los grandes de su época, llámense Andrés Segovia, Miguel Llobet o Domingo Prat, solo por citar a algunos, en los más importantes teatros por toda América, hizo que desarrollase al máximo el potencial talento que poseía, hecho que, si se hubiese quedado como un profesor “normal” de guitarra en el Paraguay,  no lo hubiese conseguido. Recordemos que ya su primera gira de 1910 se debió a que el entorno cultural del Paraguay de ese momento ya le quedaba “chico”, pero en el contacto con medios más exigentes (Buenos Aires y Montevideo específicamente) le sorprendió en un nivel todavía muy por debajo del que alcanzaría años más tarde, y la crítica especializada de esos países le señalo subrayadamente este detalle (específicamente a partir de 1920 en adelante , sus obras adquieren una calidad madura y muy superior a toda su producción anterior).
Es de publico conocimiento que un escrito mio publicado en el Suplemento Cultural del diario ABC titulado:

“SOBRE LA CATEDRAL DE AGUSTIN BARRIOS MANGORE” (Oxley, 2009a) produjo una reaccion del Sr. Richard Stover, considerado el mas importante biografo sobre Agustin Barrios Mangore. Su intento de querer monopolizar la investigacion sobre el genio sanjuanino esta edificado sobre una artilugio de la falacia logica conocida como Argumentum ad Hominem, que simplemente presenta un pseudo razonamiento con la apariencia de una inferencia valida, mas lo unico que intenta es desprestigiar al que va dirigida, impugnándolo por alguna faceta de su vida o algo que es externo al tema que se toca, así me trató como si fuera un neofito en estas cuestiones del arte musical, sin conocer siquiera mis méritos. Pero la realidad es que su articulo no fue mas que la concrecion de una arrogancia que a modo de principio egologico –desnuda su alter ego que entronca en las raices de sus principios éticos muy singulares-.

En el articulo replica que escribi, me extendi solo sobre algunos puntos, y por la concision del formato del Suplemento me quedaron muchos mas argumentos que considero de crucial importancia y que me parecen dignos de ser desarrollados; por ello estas palabras que no tienen mas que la intencion de poner el acento sobre ciertos aspectos muy olvidados y casi abandonados sobre la investigacion de la evolucion del genio de Mangore, y con estos argumentos esgrimo una exhortacion a la comunidad cientifica a que asuma una perspectiva mas analitica y formalista, con miras a radiografiar la labor del inigualable Agustin Barrios.

Entre las tantas cosas dichas por el Sr. Stover podemos citar las siguientes palabras:

“Mangore hablo de sus experiencias al salir de su patria en 1910: “…Componia obritas sin mucho cuidado; a veces con la intencion de provocar risa, pero buenas para bajar la indiada… las cuales, por respeto al arte, nunca puse en el papel…”. Esta es una muestra de como usaba Barrios su talento para sobrevivir, cosa que hizo esencialmente toda su vida de ambulante profesional y virtuoso concertista; podia adaptarse a cualquier circunstancia. Tambien demuestra como Barrios interactuaba con sus projimos en los muchos lugares que visitaba - moldeaba la musica adaptandola a la realidad en donde se encontraba. Podia componer rápidamente cosas sencillas, pero de poco valor, en su opinion. Esto explica la gran diferencia que se ve en la extension de calidad de sus obras: desde una pagina francamente muy “cursi” (como el vals Tua Imagem) hasta creaciones muy elevadas, como su ultima obra, el tremolo Una Limosna por el Amor de Dios. Todo fue posible para el, porque su talento estaba fusado a las realidades de su vida y del mundo, donde tuvo que luchar para seguir cumpliendo el proposito de su existencia.” (Stover, 2009a)

Si bien es sabido que la psicologia del desarrollo y la psicologia social han demostrado que el ambiente social condiciona la mentalidad del individuo, pero no la determinan por entero, por cuanto el genoma y el sistema nervioso, lo mismo que la accion individual, que a menudo va contra la corriente, tienen, sin exagerar en absoluto, una gran influencia en la capacidad de crear o desarrollar ideas.

Pero ¿Que significa exactamente la palabra “determina” en la frase “el ser social determina la conciencia”? ¿Quiere decir que la sociedad, en su conjunto, causa los procesos mentales, o que la posicion social y el comportamiento del individuo ejercen una fuerte influencia sobre la forma en que piensa? Es obvio que la ambiguedad inherente en el lenguaje ordinario se presta a multiples interpretaciones y de aqui que se tornen estos en ciertos equivocos y pseudo problemas.

El lenguaje musical tiene sus reglas sintacticas sobre una simbolica propia; estas reglas de correspondencia y de interpretacion (de sus simbolos) referencian a los hechos y sucesos propios del mundo musical que hace a la obra musical en si y para si misma. El lenguaje (o mejor dicho el metalenguaje que si bien funge como tecnico, contiene muchos terminos “ordinarios” del lenguaje comun) del analisis musical es hasta cierto punto biyectivo con la clase de fenomenos musicales a que referencia en la partitura, los falseamientos en la interpretacion ontologica se suceden al confundir o mezclar ciertos fenomenos propios del lenguaje en si mismo (es decir usos, menciones, actos, funciones etc.). Entre las confusiones y embarramientos lo comun es que desde el uso “emotivo” o “prescriptivo” (reglas que imperativizan la construccion y la interpretacion de los hechos musicales, incluso se puede hablar a partir de cierta prescriptividad del quehacer musical, la implicacion de una “deontica” mediadora o instrumental) se concluyen falsas, erroneas e invalidas implicaciones. La “expresividad” musical es un error que se sucede en el nivel metalinguistico; pues confunde la naturaleza estructural propia de la construccion musical, con la enunciacion o interpretacion linguistica que hacemos de ellas desde el hecho de la acriticidad del mal uso de ciertas funciones propias del lenguaje, pues estas poseen ciertas propiedades semanticas que no se pueden aplicar a la estructura propia de la obra musical, traigamos de vuelta un ejemplo que ilustra muy bien este caso:

“En este sorprendente preludio –se refiere al si menor primera seccion de La Catedral- la cualidad de su subtitulo (“Saudade”, algo similar, aunque no exactamente, a nostalgia” o “lamento” se expresa de manera eminente y elocuente […]”. (Stover, 2002: 220-221)

¿Que es lo que describe el Sr. Stover: la estructura semantica del titulo o la estructura musical de la obra? En este ejemplo se dan serias confusiones y de distintos grados. El “analista” es incapaz de distinguir “contenido” y su “contexto”, asume que el marco de referencia determina el contenido, e inclusive que no hay diferencia entre uno y otro, y como corolario que las ideas, los procedimientos musicales de la obra son determinadas por su ambito psicosocial, pudiendo llegarse al punto de afirmar que el mismo los “constituye”.

Mario Bunge hace un agudo comentario:

“En […] “Las raices sociales y economicas de los Principia de Newton” […] (se) sostuvo que la obra de trabajo cientifico fue un intento de resolver problemas tecnologicos creados por el auge del capitalismo. Evidentemente, hay en esta tesis una pequena porcion de verdad: Newton abordo problemas cientificos que ni siquiera se habían planteado antes de la era moderna, lo hizo con ayuda de metodos completamente modernos, y el exito de su obra se explica en parte por su utilidad para la tecnologia empleada por la industria capitalista en rapida expansion. Empero, esto no demuestra que las formulas mecanicas de Newton, y menos aun sus contribuciones al calculo infinitesimal, tuvieran un contenido social. Su mecanica se referia a los cuerpos en movimiento y su matematica a las “fluxiones” (funciones dependientes del tiempo). Asimismo, .Como explicar que Newton fuera el único “hijo de su clase y su epoca” que produjera esa obra monumental? ¿Por que hubo solo un libro como los Principia en vez de haber aparecido millares de otros similares escritos por sendos contemporaneos de Newton? […] ¿Por que la misma clase social produjo tanto al ateo Hobbes como al deista Newton? ¿No es acaso posible que los cerebros de los distintos individuos, al igual que los grupos sociales, tengan algo que ver con la produccion de ideas originales?”. (Bunge, 1993: 23-24)

Asi tambien la obra de Barrios Mangore, desde sus estructuraciones funcionales no contienen ningun contenido social o emotivo. Su obra se refiere a cuestiones técnicas que hacen a la construccion musical propiamente; aun a expensas de este hecho ¿Como podemos explicarnos que habiendo tantos guitarristas y muy buenos en los círculos de la elite concertista, que compartian vida y epoca con Mangore, estos no concibieron las obras geniales de Barrios? Su mente musical es unica y es producto de la capacidad desarrollada de dominar la tecnica de la composicion que es de raiz exclusivamente cognoscitiva, pues toda obra o creacion musical -asi como la teoría axiomatica- se edifica sobre la base de conocimientos disponibles y con la ayuda de conceptos y técnicas preexistentes. En musica se comienza por conocer a fondo el material existente y el instrumento, asi como el artesano comienza reuniendo la materia prima y los implementos. Es absurdo sostener que la intuicion es superior a la logica en lo que atane a la invencion musical; no hay invención cientifica, tecnologica o musical sin conocimiento previo y
sin desarrollo ulterior.

“¿O se pensara, acaso, que la fabula de la inspiracion subita, que, segun se cuenta, sugirio a Newton la teoria de la gravitacion universal hubiera sido posible sin las contribuciones anteriores de Kepler, Galileo y Huyghens, sin el “calculo de fluxiones” (necesario para la comprobacion de la teoria) y sin las propias tentativas anteriores del propio Newton?” (Bunge, 1993: 141)

En otra parte Stover sostiene que:

“Reafirmo que Barrios fue un compositor eclectico y programatico; esto fue una consecuencia de su realidad, que en cada dia encontraba algo nuevo que tal vez lo inspirara o sugiriera una idea musical. Hay una obra que Mangore compuso en Mexico llamada Cancion de la Hilandera, que justamente fue creada luego de haber observado por largo rato a una mujer haciendo hilo en una rueca, actividad que envuelve distintos movimientos repetidos en un orden muy especifico. Los movimientos de la hilandera están descritos en la musica que creo Barrios, fascinado por el proceso. Si esto no es programatico, no se que seria. Otro ejemplo: en sus ultimos anos en San Salvador, Barrios solia sentarse en un parque que tenia un surtidor que tiraba agua al pasto; esto le motivo a improvisar una obra (que nunca escribio en papel) basada en el movimiento del aparato y el agua que tiraba y lo llamo El Surtidor.” (Stover, 2009a)

Podemos seguir argumentando sobre lo ya dicho, que la intuicion debe educarse, y solo una mente logica en grado sumo es capaz de lograr “la apercepcion sintetica de una relacion o de un conjunto de relaciones logicas” y en música estos aspectos son centrales.

La tesis sociologia en la cual descansa los postulados asumidos por el Sr. Stover es que el marco de referencia determina el contenido, e inclusive que no hay diferencia entre uno y otro: que las ideas, los procedimientos y las acciones son determinadas por su ambito social, pudiendo llegarse al punto de afirmar que el mismo los “constituye”.

Mario Bunge aclara de una manera pristina y muy reveladora que:

“La tesis externalista radical, para la que todo conocimiento es social, hasta el punto de no poder formularse distincion alguna entre su contenido y su contexto, es falsa por las razones que se enumeran a continuacion. En primer lugar, el hecho de que el contenido sea influido por el contexto no prueba que sean indiferenciables entre si, del mismo modo que el hecho de que un organismo no pueda vivir si se cortan todos sus vinculos con su medio ambiente no refuta la distincion entre organismo y ambiente […]. En terminos semanticos, los referentes centrales de los enunciados biologicos son los organismos, mientras que el medio ambiente es su referente periferico. […] El externalista radical no establece tal periferia se confunden en una gran papilla dentro de la cual se ahogan las ideas cientificas. Esta fusion es treta conveniente para eludir cuestiones “tecnicas”, como la construccion y verificacion de teorías cientificas; de este modo, el estudioso puede prescindir de los elementos basicos de la investigacion y dedicarse a sus instrumentos, aspectos exteriores y contingencias diversas”. (Bunge, 1993: 47-48)

Por su parte el Sr. Carlos Salcedo, siguiendo las posturas basicas de Richard Stover, en un articulo publicado en el diario Ultima Hora, de fecha lunes 11 de agosto de 2008 afirma cuanto sigue:

Considero que la historia fantastica de Agustin Barrios ha sido conocida por muchos de manera muy superficial, pero profundamente solo por unos pocos -en Paraguay quizas 10 personas-, un exclusivo circulo de investigadores, biografos, coleccionistas y guitarristas interesados en el tema. Esta situación indefectiblemente debe revertirse en pos de la cultura paraguaya y latinoamericana. Este pueblo valora a Agustin Barrios como figura cultural, pero no dimensiona lo grande que es dentro del esquema de musicos y compositores universales. Este desconocimiento se debe a dos causas 1) Por anos se han enfocado unicamente en su musica dejando de lado su monumental recorrido como el Marco Polo de la guitarra de America, y 2) la recopilacion y especialmente la difusion del legado de Mangore por parte de la antigua generacion de investigadores y musicos en Paraguay (Gumersindo Ayala Aquino, Sila Godoy, Bacon Duarte Prado y Juan Max Boettner, entre otros) no ha sido lo suficientemente profundizada y estructurada a nivel institucional y tambien debido al desinteres por parte del gobierno de ese entonces (epoca de la dictadura).” (Salcedo, 2008).

Es falsa la afirmacion del Sr. Salcedo en cuanto a que “por anos se han enfocado unicamente en su musica dejando de lado su monumental recorrido como el Marco Polo de la guitarra de America”, pues la realidad es otra, “por anos se han enfocado unicamente en su anecdotario”, olvidando el verdadero legado de este genio “SU OBRA”. Desafio al lector a que busque en Internet o en los catalogos especializados algun estudio analitico-formal sobre ella, tamana sorpresa llevaran del vacio en lo que respecta a esta cuestion.

Por nuestra parte podemos especular que el enfatico y casi autista acento de privilegiar aspectos del anecdotario de la vida en la investigacion sobre Barrios Mangore es treta conveniente para eludir cuestiones “formalistas”, como la construccion y verificacion de hipotesis que surjan a partir de analisis funcionales estructurales que exigen una solida formacion en las tecnicas y procedimientos musicologicos; por ello es este casi maniaco subrayado de dedicarse a aspectos exteriores y contingencias diversas sobre la vida de Mangore.

Asi tambien en dia Domingo, 26 de Abril de 2009 en una entrevista hecha por Marco Lopez del diario Ultima hora a Richard Stover, el nombrado musicologo afirmo entre otras cosas que ya no se compone musica como la de Agustin Barrios.

“El biografo de Mangore dice que su obra es sentimental, romantica y tecnicamente complicada.[…] -¿Como definiria la musica de Mangore? -Creo que es, sin duda, eclectica: tiene folclore, tango, choro. No era un guitarrista dedicado solo a hacer musica clasica. El abarco muchos territorios y los incorporo a sus composiciones. […] -Existe una polemica sobre el lugar de nacimiento. .Cual es su opinion sobre el tema?-Siempre se dijo que nacio en San Juan Bautista, pero la realidad es que no existen pruebas. Es probable que haya nacido en Villa Florida. Alli, su madre era directora de la escuela en la epoca en que dio a luz a Agustin, en mayo de 1885. El cargo le obligaba a ella a permanecer siempre en la ciudad. […] -¿Que caracteristica de la musica de Barrios es la que cautiva? -Es que su musica es melodica, romantica, de sentimiento. No es el tipo de obras modernas que se tocan ahora, que resaltan por ser disonantes, intelectuales. -.Ya nadie compone como Mangore? -El repertorio de guitarra actual es frio y aburrido, en contraste con las obras de Barrios, que, pese a ser técnicamente complicadas, emocionan y llegan al corazon.” (Stover, 2009b)

Como se puede notar, el Sr. Stover hace indiferenciables los elementos estrictamente musicales de su marco de referencia perifericos, pues en sus declaraciones las entremezcla a diestra y siniestra.

Como muy bien enfatiza Bunge:

“En ciencia, a diferencia del dogma, por cada duda que disipamos obtenemos varios interrogantes nuevos. Por consiguiente, la investigacion científica no es fundamentalista ni infalibilista.” (Bunge, 2005: 198)

“En la ciencia, tanto como en la vida, el progreso implica riesgos. El slogan “La seguridad ante todo” adoptado por el infalibilismo, es incompatible con el desideratum de la fertilidad. Nada es mas seguro que una tumba.” (Bunge, 2005:88)

Ya tuvimos bastante sociologia, ahora es hora de una “rigurosa analitica y estricto formalismo”.

Al mirar a Barrios-Mangore y sopesar su valor dentro de una vision retrospectiva, lejos de los patrioterismos pasajeros o nacionalismos caprichosos, encontramos que su nombre no goza del reconocimiento merecido en el fondo comun de la Cultura Universal, dentro del cual se le sigue negando el sitial que se merece.

Agustin Barrios cumplio su papel como ser humano singular que fue y como genio artistico que en raras ocasiones la humanidad ve; pero en un mundo de tan compleja estructura, en la marana de infinitas relaciones que hacen que sus mecanismos produzcan resultados muchas veces planeados y otras veces anula esfuerzos dividiendo las fuerzas que disipandose extinguen sus impulsos iniciales, encontramos la conclusion en una afirmacion de que si bien su status innegable, de ser uno de los máximos constructores del prestigio aureado de la guitarra a nivel de concierto, reconocido y aclamado por miembros de la elite musical del instrumento, sigue en las sombras del desconocimiento masivo y en las esferas de la ignominia, no gozando del justo reconocimiento, asi como otros de igual o hasta inclusive de menor merito ostentan.

Agustin Barrios hizo su parte regalando imaginacion y fantasia musical al mundo, ahora es tarea nuestra divulgarla y ofrecerla en toda su magnitud, que el mundo escuche por propios oidos su arte y no lo deseche aprioristicamente a efectos de prejuiciosos esteticismos o intereses extraartisticos.